La era COVID ha venido a confirmar una situación previamente existente: que el cambio ha dejado ya de ser permanente, que el cambio ha cambiado. La velocidad a la que se mueve la sociedad, la velocidad en la que se producen los cambios de la sociedad, requiere de políticas innovadoras, y sobre todo de estrategias y planificaciones que sean capaces de adaptarse permanentemente a los cambios que están por llegar. 

Pero para que eso sea posible, es necesario que esas estrategias y planificaciones sean construidas por el conjunto de la organización, no solamente por los y las líderes políticas de esa organización, sino también las y los técnicos y el resto de la plantilla de la organización. Es necesario incorporar la estrategia y la planificación en el propio funcionamiento de la entidad, y que ésta se adapte a los cambios.

Para ello, y utilizando nuevas herramientas y formas metodológicas, ayudo a las organizaciones a desarrollar esas estrategias y planificaciones. Generando espacios de colaboración técnico-política, el objetivo es identificar los grandes retos de la sociedad, marcar los objetivos y los sistemas para el desarrollo y la adaptación de esas estrategias.