La era digital ha transformado la forma de ser y de funcionar de nuestra sociedad, y también la de la política y las administraciones. Podemos predecir además que esta situación se verá incrementada en el futuro. Hoy en día la administración es incapaz de dar respuesta a los grandes retos de la sociedad actual, e incluso en muchas ocasiones camina por detrás.

La digitalización, la crisis climática, los cuidados, las sociedades complejas… los retos actuales de la sociedad son demasiado grandes para que sean abordados por la administración única y exclusivamente. Se necesita de la colaboración de diferentes agentes, de las instituciones públicas y del resto de agentes de la sociedad. Y para ello, será necesario construir nuevos modelos de gobernanza, de forma cooperativa o colaborativa.

Es necesario un cambio de paradigma en la concepción de la participación ciudadana. Ya no es suficiente con otorgar a la ciudadanía la capacidad de intervenir en la definición de las políticas públicas. Ahora, es necesario potenciar la co-creación, construir conjuntamente, cada cual desde su espacio pero respondiendo a una estrategia compartida, y así construir nuevas narrativas. Porque no es posible responder a la crisis climática sólo desde la administración, ni tampoco al reto de los cuidados, o la educación, etc. Por tanto, la co-creación es necesaria, pero con ello también será necesaria una gestión eficaz. Tenemos que transformar las administraciones, y también los modelos de gobernanza, mediante la puesta en marcha de procesos profundos.